Alba y Manu

Siempre es una suerte acompañar a una pareja en su boda, compartiendo la emoción y la alegría de ese día tan importante. En este caso fue mucho más que eso. Este es el testimonio de uno de los mejores días de mi vida profesional y todo gracias a unos novios diferentes, rabiosamente modernos y originales, enamorados hasta el tuétano. ¡Gracias!