El gran Jorge Drexler lo resumió a la perfección en una canción:

«Antes de ti yo no era yo, antes de mi tu no eras tú , antes de ser nosotros dos no había ninguno de los dos»

He tenido la oportunidad de aprender de algunos de los mejores fotógrafos y me han enseñado a poner el corazón al tiempo que el ojo al hacer fotografía, a buscar el ángulo de la verdad e iluminar los sentimientos, hasta encontrar la fotografía perfecta, esa en la que seáis vosotros dos con todo lo que sentís asomando a los ojos y la sonrisa.